LAS VELAS. Símbolos, Rituales y Significado

Cuando observamos una vela, cuando la encendemos, cuando nos detenemos ante ella sentimos una profunda calma y sosiego. La luz que emite, el olor, la silueta que dibuja sobre la pared son detalles que todas en algún momento hemos apreciado y contemplado.

 

La danza en general surge como una necesidad para comunicarse a través del cuerpo mediante movimientos y son estos movimientos los que sirvieron para llevar a cabo rituales de acontecimientos importantes como la fecundidad, el nacimiento, cosecha, bodas, defunción...

 

Toda actividad del hombre era acompañada por un ritual donde la danza estaba presente y participaba toda la comunidad.

 

Por todos es sabido que las velas simbolizan y representan numerosas situaciones de nuestras vidas. Están presentes en numerosos momentos de nuestro día a día cotidiano: cumpleaños, momentos de descanso y relax, ceremonias para despedir seres queridos...pero no somos conscientes de la importancia que puede adquirir el hecho de encender esas velas desde un lugar de consciencia, desde un lugar de escucha y propósito.

 

Encendemos una vela, activamos su “llama” sin darnos cuenta que en cada vela en que ponemos nuestra Presencia, nuestra Respiración y nuestro Corazón estamos encendiendo nuestro propio fuego interno.

 

Es bonito detenerse unos instantes la próxima vez que encendamos una vela, cerrar los ojos y visualizar qué es lo que deseamos “encender” en nosotras, en nuestras vidas. Qué necesitamos que se transforme a través de ese fuego en este momento presente.

 

" El elemento fuego representa la LUZ que ilumina el camino, que ilumina el sendero y representa así mismo la fuerza del espíritu. Es un elemento transformador, purificador, de libertad. Representad la VOLUNTAD, la fuerza emprendedora. Es el principio de
" El elemento fuego representa la LUZ que ilumina el camino, que ilumina el sendero y representa así mismo la fuerza del espíritu. Es un elemento transformador, purificador, de libertad. Representad la VOLUNTAD, la fuerza emprendedora. Es el principio de

Durante el Taller intensivo del domingo 25 de Noviembre 2018 profundizaremos en todos estos aspectos y llevaremos a cabo una pequeña secuencia coreográfica que nos ayude a conectar con nuestro fuego, nuestra llama, nuestras pasiones, nuestros deseos y anhelos.

 

Que podamos ofrecer esa luz a todos los seres del universo, en todas direcciones y que seamos capaces de ofrecérnosla a nosotras mismas en profunda calma y libertad.

 

Disociaremos el cuerpo en parte superior (tronco, brazos, manos) e inferior (caderas, piernas, pies). Estaremos conectadas a la tierra por nuestros miembros inferiores y abriremos el corazón hacia el cielo a través de nuestros miembros superiores.

 

De ese modo el cuerpo humano se vive como un catalizador que conecta Cielo y Tierra / Espíritu y Materia.

 

Texto Claudia Caldera. Profesora, bailarina y coreógrafa de Danza Mestizaje Oriental. Codirectora del Centro Tara Blanca.